Humor, ternura, melancolía y dinámicas sociales son parte de La Cenicienta de Gioacchino Rossini, la adaptación operática que troca el aspecto fantástico del cuento de hadas de Perrault con un realismo apegado a los sentimientos humanos como protagonistas. Una puesta en escena ideal de esta obra debiera mantener estos aspectos en perfecto equilibrio. Su retorno tras 13 años al Municipal de Santiago (Ópera Nacional de Chile), es bastante satisfactorio, especialmente en lo musical, aunque funciona mejor en todo lo que se refiere a su pilar jocoso, lo bufo de esta ópera.

Escena de <i>La Cenerentola</i> en el Teatro Municipal de Santiago © Darja Štravs Tisu
Escena de La Cenerentola en el Teatro Municipal de Santiago
© Darja Štravs Tisu

La régie de Jérome Savary, con reposición y coreografía de Frédérique Lombart, es un triunfo en el aspecto teatral. El elenco del abono Ópera Estelar (donde predominan los artistas chilenos) se mostró parejo en su desempeño escénico, aprovechando cada recoveco de la partitura para movimientos corporales y gesticulaciones, a la par con los ritmos y los contornos melódicos escritos por el Cisne de Pésaro. El marco para esto fueron los sobrios diseños escenográficos y de vestuario de Ezio Toffolutti, dieciochescos en su inspiración. A ello hay que sumar un elemento importante en la creación de atmósferas y transiciones: la satisfactoria iluminación manejada por Ricardo Castro.

Habíamos dicho que lo musical fue el gran fuerte de este montaje, y en eso, la Orquesta Filarmónica de Santiago fue inexpugnable sostén, bajo la muy despierta dirección de Pedro-Pablo Prudencio, director residente de la agrupación. Su batuta apuntó con acierto a la prosodia inherente del texto musical, con enfáticas acentuaciones, y deliciosas graduaciones de volumen sonoro. A ello se suma la constante calidad que ofrecen los miembros del Coro del Municipal preparado por Jorge Klastornick.

Angelina, protagonista de <i>La Cenerentola</i> © Darja Štravs Tisu
Angelina, protagonista de La Cenerentola
© Darja Štravs Tisu

Evelyn Ramírez lideró el elenco con su bien acreditada voz de mezzo, para dar vida a una sensible Cenicienta, de inspirador canto y sólida presencia. El rol de Don Ramiro, que corresponde al príncipe del cuento original, recayó en el argentino Santiago Bürgi, cuya labor vocal, sobresaliente a ratos, predominó sobre su más bien discreta actuación. El bajo-barítono Sergio Gallardo volvió a brillar en el escenario santiaguino gracias a su inherente musicalidad y a su siempre versado manejo del humor, que lo vuelven el basso buffo ideal en Chile. Igualmente jocoso, además de creíble, fue el Dandini de Patricio Sabaté, quien nunca decepciona con su total versatilidad.

Una revelación constituyó el trabajo del joven barítono temuquense Matías Moncada, quien hizo el determinante rol de Alidoro, que sustituye al hada del original, y que debe ser tratado con aplomo, y en eso Moncada cumplió descollantemente. La soprano Yaritza Véliz y la mezzo Marcela González se complementaron a la perfección en los roles de Clorinda y Tisbe, las fastidiosas hermanastras de Cenicienta, luciendo sus respectivas dotes líricas, y provocando algunos de los momentos más desopilantes de la producción, como las dos peleas entre ellas.

Con todo, esta Cenicienta se erige como un punto alto de la temporada lírica del Municipal de Santiago, en este año en que sus montajes de ópera han generado algunos debates y voces de protesta.

***11