La entrada a la sala en la noche del estreno de Die Zaublerflöte produjo un shock momentáneo. Decenas de pancartas, enormes, reproduciendo las consignas de los movimientos de protesta de la última década, adornaban hasta el último rincón de las balconadas de Les Arts y se extendían hasta penetrar el escenario. La noche prometía una intensidad subversiva que, por desgracia, se quedó en tan solo una sucesión de clichés trasnochados.

Graham Vick es un creador comprometido y sofisticado que hurga en las complejidades políticas y psicológicas de las realidades sociales que analiza. Es, además, conocido por su espíritu iconoclasta y por su voluntad incansable de acercar las obras clásicas al público, trasportándolas al aquí y ahora. En esta Flauta mágica, el viaje de la oscuridad hacia la luz que nos planteó Mozart se transforma en una tensión de clases, entre los excluidos y las instancias de poder en su dimensión financiera, productiva y religiosa. Podría haber funcionado. Sin embargo, no hay en este análisis del poder voluntad de entender, ni rastro de reflexión sobre asuntos constitutivos –el empoderamiento, la emancipación o la biopolítica, por apuntar solo algunas– tan solo consignas manidas que en ciertas ocasiones tienen encanto estético, pero que frecuentemente resultan bochornosas. Un buen ejemplo estaría en ese actor que desde el público interrumpe la acción y le grita al Sarastro-magnate: “No ves que [Monóstatos] es tan solo una víctima [del sistema]”. Códigos y elementos que parecieran sacados de una obra amateur de los setenta y que, vertebrando toda la propuesta escénica, sabotean cada paso del viaje. Cuando uno se mete a estas guerras debe, al menos, ir con las armas renovadas.

<i>La flauta mágica</i> en la producción de Graham Vick © Miquel Ponce y Miguel Lorenzo | Palau de les Arts
La flauta mágica en la producción de Graham Vick
© Miquel Ponce y Miguel Lorenzo | Palau de les Arts

El aspecto vocal ofreció algunos asideros que se hicieron más sólidos según avanzó la velada. Dmitry Korchak comenzó flojo en el aria del retrato, desafinando y con dificultades para los ataques en el tercio alto. En el segundo acto, su Tamino en chándal pareció renacer, resolvió los problemas técnicos para lucir su bonito color, legato y proyección confiable. Hubo que esperar también hasta el segundo acto para que la Pamina de Mariangela Sicilia ofreciera el único momento sublime de la noche, un “Ach, ich fühl’s” retardado, introspectivo y cargado de esa candidez que el personaje tanto agradece.

Tetiana Zhuravel está cómoda con las agilidades y los sobreagudos, pero tiene una emisión corta, casi de cámara, adecuada para esa Reina de la Noche victimizada que nos propone la producción, pero insuficiente para la inevitable vertiente fiera del personaje. Wilhelm Schwinghammer hizo un Sarastro muy solvente, mezclando autoridad y astucia en su interpretación. Mark Stone demostró una buena vis cómica con un Papageno enfocado a lo actoral, sorteando con naturalidad las carrearas por el patio de butacas y las innecesarias morcillas en español con las que Vick obsequió a todo el reparto, pero a él muy en particular. Las tres damas y los tres muchachos anduvieron algo faltos de coordinación, aunque, simpáticos y buenos actores, sedujeron teatralmente en sus intervenciones. Lothar Koenigs aprovechó la calidad de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, que demostró poseer no solo un sonido rico y suntuoso, sino también una delicadeza y elegancia adecuadas para mimar a Mozart.

Escena de <i>La flauta mágica</i> en el Palau de les Arts © Mikel Ponce y Miguel Lorenzo | Palau de les Arts
Escena de La flauta mágica en el Palau de les Arts
© Mikel Ponce y Miguel Lorenzo | Palau de les Arts

El público del estreno premió al equipo escénico con un mar de abucheos apenas interrumpido por un par de bravos ahogados. La rabia arrojada desde el patio de butacas contrastaba con la sonrisa de un Vick seguro de haber contribuido a la revolución. Mientras algunos, que creemos firmemente en el potencial sin límites de la experiencia artística, evitamos la profunda decepción recordando el chocarrero bailecito final de la representación y concluyendo que nos encontramos tan solo ante una chirigota inflada.

**111