Los aficionados a la ópera no necesitan mucha persuasión para preparar sus cestas de picnic –o su equipaje– y acudir a disfrutar de la ópera a cualquiera de los magníficos entornos que festivales alrededor del mundo ofrecen. Echamos un vistazo a lo que algunos de los mejores festivales proponen este año.

Público en Glyndebourne © Leigh Simpson
Público en Glyndebourne
© Leigh Simpson

La ópera “de casa de campo” nació y se crió en East Sussex. Glyndebourne estableció el género en la década de 1930 cuando John Christie decidió montar ópera en los terrenos de su casa solariega. Él y su esposa, la cantante Audrey Mildmay, se inspiraron en Bayreuth y Salzburgo para crear algo similar, pero a menor escala. Las primeras producciones se centraron en Mozart, que todavía juega un papel importante en el festival. Esta temporada se presenta una nueva producción de La clemenza di Tito de Claus Guth. Otros títulos destacados son el estreno mundial de Hamlet de Brett Dean, con un reparto de lujo encabezado por Allan Clayton, Barbara Hannigan y Sarah Connolly, e Hipermestra, de Cavalli, la segunda producción desde que fue compuesta hace más de 350 años!

Glyndebourne © Sam Stephenson
Glyndebourne
© Sam Stephenson

Otras espacios de Reino Unido han seguido con éxito la fórmula Glyndebourne que aúna un salas bonitas con producciones de calidad y largos descansos para poder hacer agradables picnics y socializar. Garsington Opera se ha establecido en la finca Getty en Wormsley Park, sus pintorescos alrededores incluyen un campo de cricket, así que combina los sabores por excelencia de Inglaterra. La Orquesta Philharmonia debuta en el festival de 2017 y se presenta con Jac van Steen al frente y Pelléas et Mélisande, de Debussy, dirigida por Michael Boyd –responsable de la excelente producción del festival de Eugene Onegin el pasado verano. Semele de Handel, es la apuesta perfecta para una ópera “de casa de campo” -ligera y amable- al igual que la obra maestra de Mozart, Las bodas de Figaro.

© The Grange Festival
© The Grange Festival

La concurrida temporada de verano del Reino Unido se llena aún más este año. Grange Park Opera se ha separado de su idílico hogar en Hampshire y se muda al nuevo Theatre in the Woods en West Horsley, mientras el Grange Festival permanece en su lugar. Los fabulosos poderes de persuasión de Wasfi Kani han convencido a Joseph Calleja para cantar su primer Cavaradossi en Tosca, mientras que Die Walküre y Jenůfa completan una programación fuerte. El Grange Festival, bajo la dirección artística de Michael Chance, ofrece un Ulisse de Monteverdi con un atractivo reparto y el veterano director John Copley llevará un conjunto maravilloso para Albert Herring - dos óperas de menor escala que son tal vez más apropiadas para el pequeño teatro, que algunos de los ambiciosos títulos que GPO intentó en los últimos años. La nueva dirección se ha comprometido a mejorar el acceso al recinto, en particular para aquellos que dependen del transporte público.

Longborough Festival Opera © Matthew Williams-Ellis
Longborough Festival Opera
© Matthew Williams-Ellis

Longborough se enorgullece de su tradición wagneriana, especialmente cuando dirige Anthony Negus, y Tristan und Isolde es la estrella de su festival de 2017, con un reparto encabezado por Peter Wedd y Lee Bisset. Si Longborough se asocia con Wagner, Aldeburgh está indisolublemente unido a Benjamin Britten. Lo más destacado de la edición de este temporada es la producción de Netia Jones de El sueño de una noche de verano, así como el Billy Budd que Opera North llevará a Maltings Snape.

También hay festivales de ópera en Londres, sin los grandes atractivos de un entorno campestres y los ratos de picnic, pero son más asequibles y nos les falta emoción. Opera Holland Park pone un puñado de producciones cada verano, pero su especialidad es el verismo raro. El año pasado le tocó a Iris, de Mascagni; esta temporada, a Zazà de Leoncavallo.

Al Festival de Buxton le gusta ofrecer rarezas. Este año la versión de 1847 de Macbeth de Verdi, atraerá al público. El Festival Internacional de Edimburgo ofrece un fuerte cartel de ópera este año, entre las que se encuetran un par de producciones del Teatro Regio de Turín (La bohème y Macbeth), Peter Grimes en versión de concierto, y el trío de óperas de Monteverdi que Sir John Eliot Gardiner está llevando de gira este año.

En Europa, hay numerosos festivales de ópera dónde elegir, encabezados por Salzburgo y Bayreuth. En Salzburgo, el director Teodor Currentzis, cuyo Mozart ha causado furor en disco, está al frente de una nueva producción de La clemenza di Tito con Peter Sellars. Nina Stemme encabeza Lady Macbeth de Mtsensk, pero todos los ojos (y oídos) estarán en el Grosses Festspielhaus en agosto con el debut de Anna Netrebko en Aida. Antes del festival principal de Salzburgo, está el Festival de Pentecostés en el que Cecilia Bartoli protagoniza Ariodante de Handel y La donna del lago, dirigidas por Diego Fasolis. Los wagnerianos entregados hacen el peregrinaje a Bayreuth cada año, donde cada temporada cuenta con una nueva producción de uno de sus grandes dramas musicales. Este año es el turno de Die Meistersinger y estará dirigido por Barrie Kosky.

Théâtre de l'Archevêché © Vincent Beaume
Théâtre de l'Archevêché
© Vincent Beaume

Festival d'Aix atrae a los entendidos a la Provenza, en el que el Teatro de Archevêché al aire libre alberga muchas de las actuaciones. Esta temporada se presentan The Rake’s Progress y Don Giovanni, mientras que Dmitri Tcherniakov dirige lo que debería ser una fascinante Carmen en el Grand Théâtre de Provence (haga clic aquí para nuestro adelanto de la temporada completa). Hay muchos festivales al aire libre que proponen producciones a escalas espectaculares, desde la Arena de Verona al escenario flotante de Bregenz, donde la producción de Kasper Holten de Carmen juega esta temporada. En Finlandia, Savonlinna es de visita obligada - ópera al aire libre en un castillo, que este año cuenta con el estreno mundial de Castillo en el agua de Aulis Sallinen. Su programa también incluye una visita del Bolshoi Opera con Iolanta y Eugene Onegin.

© Savonlinna Opera Festival
© Savonlinna Opera Festival

Rossini tiene dos festivales dedicados a él. Uno en la soleada Pésaro, donde Le siège de Corinto es la nueva producción que encabeza el programa; el otro en Rossini in Wildbad, donde Antonino Fogliani dirige Maometto II, la ópera, que fue revisada para París como Le siège de Corinthe. Hay un montón de festivales dedicados a Handel, de los cuales Göttingen siempre ofrece una producción de ópera - esta temporada, pone en escena Lotario, dirigido por Laurence Cummings. Un festival en el radar de mucha gente es el Festival de Ópera de Múnich en el Bayerische Staatsoper. Cada verano es una muestra de producciones, a menudo incluyendo reposiciones de producciones nuevas de la temporada previa, con superestrellas de la ópera. ¿Quiere ver Anja Harteros, Jonas Kaufmann, Joyce DiDonato, Elīna Garanča y Aleksandra Kurzak en unos pocos días? Entonces Múnich es su ciudad.

Bayerische Staatsoper © Felix Loechner
Bayerische Staatsoper
© Felix Loechner

En los Estados Unidos, el panorama de los festivales de ópera está dominado por Santa Fe, con su Crosby Theatre al aire libre de altavoces blancos que imitan velas de barco. Cada temporada presenta cinco producciones, entre las que a menudo se incluye un nuevo trabajo. Esta temporada se estrena La (R)evolución de Steve Jobs de Mason Bates que está destinado a despertar un enorme interés. Santa Fe es el último auditorio que lleva a escena The Golden Cockerel de Rimsky-Korsakov, esta vez en una nueva producción de Paul Curran. También en los EE. UU., Glimmerglass un atractivo programa en el que destaca Porgy and Bess de Gershwin, dirigida por Francesca Zambello. Festival de Música de Caramoor siempre cuenta con una rareza del bel canto, este año es Il pirata de Bellini con un sabroso reparto encabezado por Angela Meade.

Crosby Theatre, Santa Fe © vivaverdi | Wikicommons
Crosby Theatre, Santa Fe
© vivaverdi | Wikicommons

Los aficionados de la ópera ni siquiera necesitan la excusa del verano para ir a un festival. Varios de los mejores tienen lugar fuera de los meses estivales. Si usted está buscando desesperadamente rarezas, entonces Wexford, escondido en la Isla esmeralda, es esencial. Esta temporada, sus tres principales óperas son Medea de Cherubini (en italiano, protagonizada por el ganador de Operalia Lise Davidsen), Margherita de Jacopo Foroni y Risurrezione de Franco Alfano (el compositor que completó Turandot). El Teatro Regio de Parma lleva a cabo su Festival Verdi cada mes de octubre. Esta temporada se puede escoger entre Stifellio y Jérusalem. Si es el Donizetti menos común lo que desea, diríjase a Bérgamo en noviembre, donde la Fundación Donizetti ofrecerá Il borgomastro di Saardam, Che Originali! y Pigmalione.

Tras esto, se puede tener un breve descanso antes de que el ciclo comience de nuevo en 2018.