Ópera de Tenerife ha presentado Florencia en el Amazonas, obra del compositor mexicano Daniel Catán, con libreto de Marcela Fuentes-Berain. Estrenada mundialmente en 1996, se trata de una obra tonal y ecléctica, de gran interés y con momentos sobrecogedores. Esta ópera, cuyas funciones en el Auditorio de Tenerife han supuesto su estreno en España, tiene una orquestación brillante y llena de colorido, además de una escritura vocal que permite mucho lucimiento a los cantantes. El libreto, inspirado en el realismo mágico de Gabriel García Márquez, es también rico y variado, centrándose no solo en los aspectos externos y exuberantes sino, sobre todo, en los complejos estados psicológicos de los personajes.

Personajes de Florencia en el Amazonas
© Miguel Barreto | Auditorio de Tenerife

Chía Patiño realizó una gran labor como directora de escena. Ella y su equipo consiguieron que nos adentráramos en la historia a través de un escenario con módulos (que representaban el barco, el río y la selva), un juego de luces magníficos y la actuación de varios marionetistas. También fueron muy convincentes el trabajo escénico de los cantantes y el vestuario. La labor de todo el conjunto funcionaba con gran efectividad, lo que nos permitió disfrutar de un espectáculo visual atractivo y sugerente, muy adecuado a la historia representada.  

La rica y compleja partitura orquestal fue tratada por Pedro Halffter con maestría y conocimiento. De gesto preciso y apropiado, logró que la orquesta brindara variedad de colorido y mostrara estupendamente las complejidades rítmicas. Halffter estuvo excelente en el trabajo con los cantantes y en los sugerentes interludios, por lo que su labor global fue muy satisfactoria. La orquesta respondió perfectamente a las ideas del director y convenció plenamente en todos los aspectos. Importante también la labor del Coro de Ópera de Tenerife, dirigido por Carmen Cruz. Una vez más demostró sus muchas cualidades, dejándonos momentos impresionantes, como el final del primer acto.

Sandra López (Florencia Grimaldi)
© Miguel Barreto | Auditorio de Tenerife

Los cantantes solistas fueron adecuados para sus papeles y rindieron todos a muy buen nivel. Sandra López presentó una excelente Florencia Grimaldi, enfocada desde la variedad psicológica, y muchas veces desde la intimidad sonora, con muchos contrastes expresivos. Solo alguna que otra vez se le pudo pedir algo más de potencia vocal. López destacó especialmente en sus dos arias más importantes: “Florencia Grimaldi, no solo soy mi nombre!” y “¿Dónde estás, Cristóbal?”, ambas interpretadas magníficamente. El tenor Airam Hernández triunfó con un Arcadio impecable, manteniendo un nivel magnífico durante toda la velada. Mostró un gran dominio de todos los recursos vocales, además de poseer una evidente capacidad expresiva y gran soltura en los aspectos teatrales. A su vez, la Rosalba de Lina Mendes convenció por mostrarnos el carácter tierno del personaje y otras variantes más dramáticas.

Lina Mendes (Rosalba) y Airam Hernández (Arcadio)
© Miguel Barreto | Auditorio de Tenerife
 Mendes cuenta con una voz de mucha calidad, que funcionó especialmente bien en los dúos con López y Hernández. Adriana Zabala y José Julián Frontal representaron un creíble matriomonio en crisis formado por Paula y Álvaro, demostrando excelentes dotes vocales y teatrales. Zabala estuvo magistral en su solo “¡Álvaro! ¡Dios!”. Àngel Òdena y Alejandro López estuvieron también a muy buen nivel, como Riolobo y el Capitán. Dos personajes serios, pero al mismo tiempo expresivos y con cierta variedad, algo que Òdena y López reflejaron admirablemente.

Fue una representación estupenda, que funcionó muy bien en todos sus aspectos, y adecuada para el estreno español de una obra exuberante, enigmática y atractiva, como es Florencia en el Amazonas.

****1