Ken Howard
Ken Howard
Ser capaz de captar no solo la apariencia, sino también el alma de una representación requiere talento, lo que hace a los fotógrafos parte esencial en el éxito de una producción.

Nos sentamos para descubrir todo sobre este trabajo a menudo no reconocido con Ken Howard, quien durante más de cuarenta años ha estado fotografiando para el The Metropolitan Opera, San Francisco Opera, LAOpera, Washington National Opera y muchas otras compañías de todo el mundo, incluyendo en Londres, París y Ámsterdam.

¿Cómo te convertiste en fotógrafo de representaciones?

Siempre me interesó el teatro, actué en el Globe en San Diego y mientras estaba en la Guardia Costera de los EE. UU. era coordinador de comunicación y me encargaba de los fotógrafos. Un fin de semana, uno de ellos no quería trabajar, así que me dio una Pentax Spotmatic y me enseñó cómo usarla: para mi sorpresa, hice buenas fotos. Uncle Sam pagó mi formación en fotografía y tras dejar la Guardia Costera trabajé en las tres televisiones de San Francisco y la mayoría de los teatros importantes, incluida la Ópera de San Francisco. Un día, se había fotografiado una producción de la Ópera de San Francisco para la revista Time Magazine, pero el carrete estaba en un avión que se estrelló en la bahía, así que usaron una de mis fotos en su lugar. Entonces pensé: si tengo que esperar a que un avión se estrelle para que mis fotos se publiquen en una revista nacional, ¡estoy viviendo en la costa equivocada! Me mudé a Nueva York y aquí estamos, casi medio siglo después.

¿Qué equipo usas?

He usado todo tipo de cámaras de 35 mm, pero ahora solo uso las nuevas cámaras sin espejo de Sony. Son absolutamente silenciosas y me permiten obtener imágenes que nunca hubiera podido obtener con la película. Puedo disparar con una ISO (velocidad de película) mucho más alta y obtener imágenes en entornos muy oscuros. Estas cámaras tienen ISO de 8000, que es casi ciencia ficción para los fotógrafos que empezaron cuando las películas rápidas eran ISO 400. La gente habla sobre fotografiar en formato Raw, pero las imágenes ocupan mucho espacio en el disco duro y lleva más tiempo procesarlas sin obtener en realidad mucha más calidad. Así que solo uso archivos JPEG. Hoy en día se trabaja con más inmediatez: no se revela ninguna película, por lo que todos somos nuestro propio laboratorio. Fotografié Dialogues of the Carmelites en el Met el mes pasado y mientras estaba haciendo fotos el segundo acto, la persona de la prensa estaba editando lo que había hecho en el primero. Hacia las 4 de esa misma tarde había fotos publicadas en línea. ¡Es bastante frenético!

Kelly Kaduce en <i>Sister Angelica</i>, Opera Theatre of St Louis © Ken Howard
Kelly Kaduce en Sister Angelica, Opera Theatre of St Louis
© Ken Howard

¿Cómo evitas distraer a los artistas en el escenario?

No hay manera de hacerse invisible, pero las cámaras silenciosas han sido de gran ayuda para molestar menos. De todos modos, estamos en la era de los medios con cámaras y videos por todas partes, por lo que los artistas están bastante acostumbrados. Quiero que sepan que estoy allí y que estoy haciendo algo importante. Si bien no quiero molestarlos demasiado, me acerco lo más que puedo porque quiero obtener las mejores fotos que hayan visto de lo que han hecho.

¿Cuánto tiempo pasas en una producción?

No creo que haya ninguna producción en la que haya pasado al menos cinco o seis horas, hasta las más de 40 horas en una del Anillo. Siempre trato de ver la ópera antes, incluso si ya la he cubierto en alguna ocasión. Quiero saber quiénes son las personas, qué piensan los personajes y dónde voy a estar para obtener las tomas que quiero. Si puedo fotografiar un programa dos o tres veces o más, lo haré, incluso si no me pagan alguna de las noches, solo para asegurarme de que el resultado es bueno.

¿Qué es lo más difícil cuando se filma una actuación en vivo?

Lo más difícil son los cambios de iluminación y poder fotografiar cuando el vestuario, las pelucas, el maquillaje y la iluminación están completamente terminados, lo que a veces no ocurre, ni siquiera en el ensayo general. Además, cuando fotografío me muevo constantemente para obtener las composiciones que quiero, y a veces a los teatros no les gusta. Tengo que reservar filas de butacas para disponer del espacio y pedirle a la gente que se siente en otro lugar si puedo, para tener una fila despejada para trabajar.

¿Qué consejos le darías a alguien que quisiera ser un fotógrafo producciones?

Si hay alguna otra cosa que te gustaría hacer, hazla, porque te garantizo que en algún momento de este camino, mientras intentas pagar el alquiler, te encontrarás pensando "maldita sea, podría haber sido… ". Este no es un negocio simple ni con el que se gane mucho dinero: los Annie Leibovitz y Steven Meisel son casos aislados. Dicho esto, que obtenga el mejor equipo que pueda pagar. A continuación, consigue que te paguen, pero si no hay nadie que pague, haz fotos de todos modos: si quiere que alguien lo contrate, debe mostrarles lo que puede hacer. Hay que hacer miles de fotos, trabajar, contar la historia y vender entradas. Quiero que John Smith mire la foto en un papel o en un póster y diga "Oye, Barbara, deberíamos ver eso". Si no se entusiasman al ver el programa, no estoy haciendo mi trabajo. También hay que contar la historia y eso se consigue con la composición, situar a las personas en el lugar correcto. Una vez hubo alguien de relaciones públicas que desestimó lo que hacemos diciendo: "Bueno, así es como son las óperas", pero en realidad no "son así": consigo eso moviéndome alrededor, trabajando en los encuadres y contando la historia. Y cuando una producción termina y la gente ve las fotos, lo que recordarán es lo que les muestro, no lo que realmente vieron.

¿Hay artistas (no hay por qué nombrarlos) que quieran ser fotografiados solo de un lado o que hayan hecho peticiones especiales?

¡Por supuesto! Hay artistas que me dan ideas muy exactas sobre qué quieren que haga con Photoshop. En un gran espectáculo de Broadway hace algunos años, la estrella quería que la fotografiara solo por su perfil izquierdo, pero hice fotos de su lado derecho y sencillamente invertí la imagen y nunca lo percibió. La mayoría de los cantantes que cubro saben lo que estoy haciendo y confían en que obtendré las mejores fotos en las que aparecen lo mejor posible. Pero hacemos muchos retoques, como estilizar las figuras y algunas otras cosas en casi todas las fotos que enviamos!

¿Cuál es el peor desastre que se ha encontrado trabajando?

Los desastres no existen. Pasan cosas estúpidas: he fotografiado producciones dos o tres veces en las que hemos descartado cientos de fotos solo porque una peluca no estaba bien, por ejemplo. Recientemente fotografié Siegfried aquí en el Met y hubo un momento en el que la peluca rubia de un artista se desprendió justo en mitad de la escena: el público se echó a reír y yo hice las fotos. No fue un desastre, eso es el teatro en vivo.

<i>Wozzeck</i>, Santa Fe Opera © Ken Howard
Wozzeck, Santa Fe Opera
© Ken Howard

¿Hay algo que la mayoría de las personas no sepan acerca de su trabajo?

Creo que mucha gente nos ve trabajando y piensa "¡oh! eso debe ser divertido". Por un lado, es "divertido", pero por otro requiere una concentración intensa, seguir el espectáculo y, tal y como yo trabajo, sujetando las cámaras y moviéndome constantemente: es un trabajo bastante intenso. Después de todo eso puedo decir "fue bueno, incluso divertido", pero no es "divertido" mientras lo haces. Siempre he considerado lo que hago como un baile con los artistas: ellos dirigen, yo les sigo. Pero sí que hay momentos en los que sé que he conseguido algo especial ¡y es muy emocionante! Siempre me he considerado un narrador: esto es lo que ocurrió, esto es lo que vi, esto es lo que estas personas estaban haciendo; déjame mostrarte algo interesante e importante, quizás poderoso, y tal vez algo que pueda cambiar tu vida. Vivo para contar la historia.