A ambas orillas del Danubio, en el centro de Hungría, se extiende Budapest, una bella ciudad con una amplia oferta de turismo cultural. Quizá el mejor momento para visitar la capital sea en abril, en el que encontrará el Festival de Primavera de Budapest en pleno apogeo. Salas por toda la ciudad, tanto las más antiguas como las nuevas, pujan por formar parte del Festival. Desde el opulento Teatro de Ópera con 130 años de antigüedad a la austera arquitectura del Teatro Erkel, pasando por el grandioso Palacio de las Artes (conocido como “Müpa”, del húngaro “Művészetek Palotája”), todos participan en una imensa y variada oferta de eventos.

La 35º edición del Festival de Primavera tiene una abundante programación que cubre diferentes disciplinas: jazz, pop, danza, circo, músicas del mundo y teatro. Además, en el apartado de música clásica y ópera se ofrece una rica diversidad y destacados atractivos: junto a los mejores intérpretes húngaros figuran un puñado de estrellas internacionales.

En el frente operístico, Verdi es uno de los protagonistas. Las fuerzas de la Ópera Estatal Húngara presentan la producción de Aida de János Mohácsi en el Teatro Erkel, con un elenco local encabezado por el tenor italiano Fabio Sartori como Radamès. Gergely Kesselyák dirige.

El veterano barítono italiano Leo Nucci ofrecerá un recital con arias de Verdi. Y una versión semi-escenificada de Luisa Miller cerrará el festival. Daniele Rustioni dirigirá la Orquesta y Coro del Teatro San Carlo de Nápoles. La soprano rumano-suiza Elena Moşuc será la protagonista, Luisa, enamorada del hijo del conde Walther, Rodolfo. Ninos Surguladze interpreta a Federica, la duquesa que compite por el amor de Rodolfo.

La ópera de Hasse, Siroe, re di Persia, que ha estado de gira por los mejores escenarios europeos en los últimos meses, recala en Budapest. Los visitantes pueden disfrutarla en el Vigszínház dirigida por George Petrou y con un reparto encabezado por el prometedor contratenor Max Emanuel Cenčić.

Las orquestas húngaras tienen una fuerte presencia en la programación del Festival. La Orquesta Filarmónica Nacional de Hungría acompañará al joven pianista ruso Denis Matsuev para el Concierto n. 3 en re menor, de Rachmaninov, mientras que la Filarmónica de Budapest será el soporte de la mezzosoprano letona Elīna Garanča en un espléndido programa de arias rusas y francesas. La Orquesta de Cámara Franz Liszt bajo la dirección János Rolla, y que ha sido parte de la actividad orquestal en Budapest durante décadas, estará presente en el Festival con un programa dedicado a Haydn (que tanta música escribió para el Palacio de Esterhaza, ahora en territorio austriaco) y al menos habitual, Nino Rota, cuyo Concierto para violonchelo es una rareza en las programaciones.

Entre las orquestas invitadas figuran la Philharmonia Orchestra y Vladimir Ashkenazy, colaborando con la celebración del 150 aniversario de Sibelius, y la Orquesta del Estado Bávaro y Kirill Petrenko. La Orquesta de Cámara Orpheus, que funciona sin director, llegará desde Nueva York con Quiet City de Copland, además de Wagner, Schubert y Haydn.

En la programación del Festival también se ha reservado un espacio para recitales de piano y música de cámara. Erika Naganuma y János Balázs ofrecerán sendos conciertos de piano con especial atención a la música de Liszt, mientras que Alex Szliasi se centrará en Chopin. Los intérpretes tocarán en pianos Pleyel.

Se cumplen 100 años de la muerte del compositor húngaro Karl Goldmark. La presente edición del festival lo rememorará con un programa de música de cámara ofrecido por Károly Mocsári y el Cuarteto Attitude y que incluye su magnífico Quinteto de piano.

Una visita a "la perla del Danubio" no estaría completa sin algo del sabor más tradicional. El dúo de cimbalón formado por Kálmán Balogh y Miklós Lukács presenta su contagioso estilo de música folk a través de un prisma contemporáneo y jazzístico en el auditorio Vigadó. Junto al violín, el cimbalón (un salterio o dulcémele que se toca golpeando las cuerdas con dos baquetas) es la quintaesencia de la música instrumental húngara.

Otros conciertos de inspiración folklórica vendrán de la mano del cuarteto de percusión Amadinda y el el grupo de música folklórica Muzsikás, en activo desde hace cuarenta años. También habrá espacio para expresiones procedentes de fuera de Hungría, se podrá disfrutar de una noche de fado con la portuguesa Ana Moura o de la interpretación del Birds requiem con el turco Dhafer Youssef —virtuoso del oúd— y su quinteto.

Desde las raíces húngaras hasta estrellas internacionales, el Festival de Música de Budapest tiene mucho que ofrecer, y todo en una de las capitales europeas más acogedoras.

Para un recorrido en profundidad por el Müpa, haga click aquí.

Si desea más información, visite nuestra guía sobre la Cultura en Budapest.

Consulte la web del Festival de Primavera de Budapest aquí.

Este artículo está patrocinado por la Oficina de Turismo de Hungría.