Para los aficionados a la música clásica que visiten Praga esta primavera la cuestión no será tanto qué ver, sino qué dejar fuera. La oferta es tan rica y diversa en cuanto a géneros que las opciones son abrumadoras. La buena noticia es que no hay ni un solo concierto modesto en el conjunto y la amplia variedad brinda la oportunidad de satisfacer casi todos los gustos e intereses.

<i>La novia vendida</i> en el Teatro Nacional de Praga, septiembre de 2019 © Hana Smejkalová
La novia vendida en el Teatro Nacional de Praga, septiembre de 2019
© Hana Smejkalová

Los aficionados a la ópera son los que tienen más donde elegir (29 producciones del repertorio habitual y 3 estrenos). Los títulos checos como Rusalka, Jenůfa y La novia vendida se presentan en el Teatro Nacional con repartos nativos. Títulos queridos como La bohème y Aida se ofrecerán en la Ópera Estatal, además merecerá la pena la visita solo por ver el renovado interior de esta belleza rococó. El Teatro Estatal sigue siendo el santuario de Mozart (desde Don Giovanni a Le nozze di Figaro, solo tienes que elegir tu favorita) mientras que el Escena Nueva (Nová scéna) abre nuevos caminos con teatro musical contemporáneo. El ballet también está también bien representado, incluyendo una nueva producción de La bella durmiente de Tchaikovsky en la Ópera Estatal en mayo.

Teatro Estatal © Opera ND
Teatro Estatal
© Opera ND

Las obras vocales encabezan la lista de los programas orquestales. La Filarmónica Checa se enfrenta al nuevo oratorio de Detlev Glanert Requiem for Hieronymus Bosch y en abril ofrecerá una versión de concierto de Kátya Kabanová de Janáček. La Orquesta Sinfónica de Praga ofrece Elijah de Mendelssohn y La novia del espectro de Dvořák y la Semana Santa arranca con un trío de Stabat Mater, el de Dvořák, Jakub Jan Ryba (interpretado por LʼArmonia Terrena) y el de Domenico Scarlatti (a cargo de Collegium 1704). Como siempre las orquestas ostentan una lista de estrellas de primera línea para los conciertos sinfónicos: Rudolf Buchbinder, Gautier Capuçon y Lisa Batiashvili con la Filarmónica Checa, Pinchas Zukerman con la Orquesta Sinfónica de Praga.

Vaclav Luks dirige el Collegium 1704 en <i>Arsilda</i>, de Vivaldi, noviembre de 2019 © Petra Hajská
Vaclav Luks dirige el Collegium 1704 en Arsilda, de Vivaldi, noviembre de 2019
© Petra Hajská

En los recitales también se presentarán grandes estrellas: artistas de primera línea como Elisabeth Leonskaja, Maria João Pires y Jordi Savall con su conjunto Hespèrion XXI. El mejor talento del país es igualmente interesante y aparecerá en recitales y junto a las orquestas: violinistas como Josef Špaček, Ivan Ženatý and Pavel Šporcl, pianistas como Ivo Kahánek y Adam Skoumal, y el tenor Petr Nekoranec. Uno de los mejores compositores checos de la generación actual, Kryštof Mařatka, incluirá una colección de instrumentos populares en el estreno de sus Pastoral Fables (Báchorky).

Los enamorados del Barroco tendrán un festín, el magnífico conjunto de música antigua Collegium 1704 habrá preparado cuidadosamente un programa de Bach y sus contemporáneos; madrigales de Monteverdi, obras sacras de Zelenka (junto con el Stabat Mater de Scarlatti), cantatas de Caldara y d’Astorga y obras vocales de Handel y Stradella. El conjunto alemán Sferraina Ensemble llevará un programa de canciones sefardíes y barrocas, y el conjunto de Kiya Tabassian Ensemble Constantinople ofrecerá una inteligente mezcla de músicas del Renacimiento italiano, otomano y persa.

Semyon Bychkov dirige la Filramónica Checa en el Rudolfinum, enero de 2020 © Petra Hajská
Semyon Bychkov dirige la Filramónica Checa en el Rudolfinum, enero de 2020
© Petra Hajská

A lo largo del mes de mayo y comienzos de junio, el centro de todo será el Festival de Primavera de Praga que este año celebra su 75 aniversario. La Filarmónica de Berlín, con su nuevo director titular Kirill Petrenko al frene, encabeza una lista estelar de orquestas visitantes que incluye la BBC Symphony, la Wiener Philharmoniker y la de Sinfónica de San Petersburgo. Vuelven viejos amigos como Gidon Kremer, Bernarda Fink, Garrick Ohlsson, Murray Perahia y Peter Oundjian y Sir András Schiff es artista en residencia. Sin olvidar los clásicos (Leif Ove Andsnes y la Mahler Chamber Orchestra llevarán su proyecto “Mozart Momentum”) el festival se mantiene fresco con conjuntos especializados como el Ensemble Modern y jóvenes talentos como el director checo Jiří Rožeň, que dirigirá la PKF – Prague Philharmonia o el solista Mahan Esfahani en un programa con música de Benjamin Britten.

Hradčanské náměsti, esplanada frente al Castillo de Praga © David Karlin | Bachtrack Ltd
Hradčanské náměsti, esplanada frente al Castillo de Praga
© David Karlin | Bachtrack Ltd

La Filarmónica Checa ostenta el honor de abrir el Festival Dvořák de Praga en otoño (el programa se anunciará en marzo). Mientras tanto, la orquesta principal del país cerrará su temporada con un concierto al aire libre a finales de junio en el Hradčanské náměstí la esplanada frente al Castillo de Praga, junto al percusionista Martin Grubinger (combinando arte, entorno histórico y la alegría de hacer música que hace de la experiencia de la música clásica en Praga una experiencia especial.

Este artículo ha sido promocionado por Prague City Tourist Board.

Traducido del inglés por Katia de Miguel