Bachtrack logo

Artiste: Orquesta Sinfónica de Chile

Spectacles à venirEn voir plus...

SantiagoMozart, Holst

Mozart, Holst
Orquesta Sinfónica de Chile; Alexander Mickelthwate

SantiagoBeethoven

Beethoven
Orquesta Sinfónica de Chile; Alexander Mickelthwate; Ishay Shaer; Camerata Vocal Universidad de Chile

SantiagoMahler

Mahler: Symphonie no. 3 en ré mineur
Orquesta Sinfónica de Chile; Leonid Grin; Coro Sinfónico de la Universidad de Chile

SantiagoFranck, Vargas, Debussy, Ravel

Franck, Vargas, Debussy, Ravel
Orquesta Sinfónica de Chile; David del Pino; Luis Orlandini

SantiagoBeethoven, Orrego-Salas, Strauss

Beethoven, Orrego-Salas, Strauss R.
Orquesta Sinfónica de Chile; Francois López-Ferrer; Alberto Dourthé
Critiques récentesEn voir plus...

“Gloria all’ Egitto”: Aida en el Municipal de Santiago

Seis años después de una discutida producción, Aida de Verdi volvió al Municipal de Santiago en una magistral producción de Hugo de Ana, que se benefició de un excelente trabajo vocal, coral y orquestal.

Izquierdo y la OSNCH celebran la música de los Allende

El director Juan Pablo Izquierdo © Patricio Melo | CEAC
La principal orquesta de Chile recordó en un histórico concierto a dos figuras esenciales del país, Pedro Humberto Allende y Juan Allende-Blin, incluyendo la reconstrucción de este último de la opera inconclusa de Debussy, La caída de la casa Usher.

OSNCH: Penderecki con grandeza

El director Daniel Raiskin © Dariusz Kulesza
El Segundo concierto para violonchelo de Penderecki resultó un punto álgido en la programación del año de la OSNCH, complementada por una electrizante versión de la Séptima sinfonía de Beethoven.

Zukerman y la OSNCH: maestría colaborativa

El violinista Pinchas Zukerman, la chelista Amanda Forsyth junto a la OSNCH © Potero Films
El reconocido solista, junto a su igualmente virtuosa pareja brillaron a la par que la orquesta chilena en una colaboración equilibrada, y una oferta musical contundente.

Sinfónica de Chile: un mar de finas interpretaciones

El director Ola Rudner
Las tres obras de Ravel y Debussy presentadas constituyeron un viaje musical onírico, colorido, e hipnótico, potenciado por el pulcro sonido obtenido por la orquesta, y por la visión tanto del solista como del director.