Ahora que los ingresos por las actuaciones en directo no son más que un recuerdo lejano, los artistas necesitan más que nunca el dinero de sus grabaciones. Y de este debería haber mucho, porque la industria de la música grabada está en auge: se calcula que superó los 20.000 millones de dólares en 20191 y que crece a un ritmo superior al 20% anual. Sin embargo, abundan los comentarios de artistas sobre las míseras cantidades que reciben por sus grabaciones: la violinista Tasmin Little2 tuiteó en mayo del año pasado que por 5-6 millones de streams, sus ingresos ascendían a tan solo 12,34 libras. En el mundo del pop se mueve mucho más dinero aún, y las batallas entre los artistas y sus sellos discográficos también abundan, siendo la más sonada la de Taylor Swift.


Ha habido ganadores y perdedores, pero ¿quién y por qué?

El Parlamento británico está llevando a cabo una investigación sobre la economía del streaming: las pruebas presentadas a la investigación revelan que la industria de la música grabada es un enmarañado entramado de empresas y agencias, cada una de las cuales lucha por su espacio a la luz. Ha habido ganadores y perdedores en la revolución del streaming, pero ¿quiénes y por qué? ¿Son tan numerosos los perdedores como para poner en peligro la profesión de músico? Y si es así, ¿qué hay que hacer para ayudarles?

Las respuestas se encuentran en un cúmulo de leyes y tratados sobre derechos de autor en todo el mundo y en un conjunto de decenas (quizás cientos) de miles de contratos de derechos firmados durante décadas en diferentes territorios, cada uno con sus propias características. Por lo general, estos contratos se mantienen en secreto, por lo que no hay muchos datos a los que los estadistas puedan echar mano. Pero hay suficientes indicadores y anécdotas como para identificar el proceso por el que se ha llegado a la situación actual. Explicaré esto a lo largo de tres artículos, y luego daré mis propias opiniones sobre lo que debería ocurrir a continuación.

Calculo que, por término medio en todo el mundo, unos 13 céntimos de tu suscripción van a parar a los artistas que grabaron la canción, y 7 céntimos a los compositores/escritores.** Ya veremos los detalles de esta estimación a su debido tiempo, pero antes, veamos la primera parte del proceso.

Cambio en la forma de escuchar y pagar por la música: del vinilo al CD y al streaming

Retrocedamos cuarenta años en el tiempo y observemos Estados Unidos, que representa aproximadamente la mitad del mercado mundial de música grabada y donde la RIAA registra excelentes datos ajustados a la inflación3. En 1981, las ventas de vinilos y cintas de casete se situaron en 11.000 millones de dólares, y llevaban varios años superando los 10.000 millones. El CD aún no había llegado: aparecerá en las tiendas el año siguiente y desencadenará una gran bonanza ya que los melómanos de todo el mundo sustituyen sus vinilos: las ventas de la industria alcanzarán su máximo de 22.000 millones de dólares en 1999.

Ingresos de la música grabada en EE.UU. (azul=vinilo/casete, naranja=CD, verde=streaming, expandir)
© Recording Industry Association of America

Ahora se instala la podredumbre. Los ingresos por la sustitución de vinilos por CD caen a l que la piratería crece rápidamente. En 2015, los ingresos totales cayeron a 7.000 millones de dólares. Las ventas de CD están a sólo un 8% de su pico de 1999. Pero a partir de ahí vuelve el crecimiento, impulsado por las suscripciones a Spotify y sus competidores. En 2019, los ingresos volvieron a su nivel de 1981. El crecimiento mundial en 2020 estará en torno al 20%, gracias a que la gente ha consumido más música en streaming durante la pandemia.

El streaming al rescate...

Las grandes plataformas de streaming -Spotify, Apple, Amazon y YouTube (con diferentes modelos de negocio)- se atribuyen el mérito de haber rescatado la industria de la música grabada del azote de la piratería. En general, puede que la industria no esté en el nivel vertiginoso que alcanzó en la época del paso del vinilo al CD. Pero no está ni mucho menos en una situación desesperada: 20.000 millones de dólares en todo el mundo deberían bastar para mantener una producción saludable de música grabada. El gasto anual en suscripciones de streaming de un melómano medio puede no ser muy diferente de lo que solía gastar en las tiendas de discos.

Pero, ¿a dónde va ese dinero? Antes de entrar en detalles sobre cómo se reparte el botín la industria, pensemos en la cantidad de música que existe.

...pero, ¿a quién están rescatando exactamente?

La cuestión de un servicio de streaming de todo lo que se puede comer es la siguiente: cualquier nueva grabación está compitiendo por una parte del pastel de los ingresos con todas las grabaciones realizadas en los últimos setenta años. Camille Thomas, una excelente violonchelista con un importante contrato de grabación, nos dijo que la próxima entrega de un trabajo vital será las suites para violonchelo de Bach. Si publica una grabación de las mismas, competirá directamente con otros 133 violonchelistas, desde Rostropovich hasta du Pré y Yo-Yo Ma4.

También competirá con todas las grabaciones de todos los géneros del planeta. El número de esas grabaciones es enorme y aumenta a un ritmo vertiginoso: he aquí algunas cifras publicadas por Spotify en el acto #StreamOn del mes pasado:

  • 8 millones de "creadores" en Spotify a finales de 2020 (incluye a los podcasters, que son una minoría), que se espera que aumenten a 50 millones en 20255,6.

  • 22 millones de canciones subidas a Spotify al año
  • 5.000 millones de dólares pagados a los titulares de derechos, de los cuales
  • 800 artistas cuyos catálogos generaron más de 1 millón de dólares al año
  • 7.500 artistas generaron más de 100.000 dólares7.

Teniendo en cuenta las cuotas de mercado y de ingresos, veremos que la marca de 100.000 dólares equivale probablemente a 1½ veces el salario medio del Reino Unido. A grandes rasgos, uno de cada mil músicos del mundo está ganando lo que se consideraría "una buen salario" con sus grabaciones y uno de cada diez mil se está haciendo rico.

Las cifras plantean cada vez más cuestiones. Una pregunta frecuente es ¿cuánto dinero se paga por cada stream? (Por sí sola, por cierto, no es una pregunta especialmente útil, pero la gente tiende a interesarse mucho por esto. La respuesta actual es unos 0,003 dólares para los streams de los suscriptores, y menos de una décima parte para los financiados con publicidad).

El elefante en la habitación...

Esta última afirmación revela el elefante en la habitación: Google. La mayor parte de la música que se escucha en el mundo -un 51% de toda la música mundial, según el blog musical Trichordist8- no se produce en Spotify ni en sus equivalentes, sino en YouTube, y no pagan por adelantado a los titulares de derechos. 

YouTube se basa en las disposiciones legales conocidas como "Safe Harbour", por las que una plataforma de Internet tiene una responsabilidad muy reducida por los contenidos generados por los usuarios que aloja. Esto crea una posición de repliegue, a grandes rasgos, en la que cualquier pago que realicen a los titulares de derechos es por la bondad de su corazón, y les permite negociar con los sellos discográficos y los artistas desde una posición de extrema fuerza. En lugar de las licencias convencionales, han creado un sistema llamado Content ID9, por el cual, si eres un titular de derechos lo suficientemente grande, puedes registrar tu contenido en YouTube. Si alguien sube una pieza musical, los sistemas de YouTube la escanean: si se encuentra una coincidencia, se activa un pago al titular de los derechos.

pbl
pbl

Esos pagos son pequeños. Si nos fijamos en las cifras de 2019 de The Trichordist, los pagos por Content ID son de 0,00022 dólares por stream, unas 15 veces menos que la media del sector. Google estima que pagó 3.000 millones de dólares a la industria de la música en 2019 (como referencia, eso es alrededor de una quinta parte de los ingresos publicitarios totales de YouTube procedentes de la música y de todos los demás tipos de vídeo)11.

Aunque YouTube domina las cifras, hay plataformas de streaming que pagan incluso menos por stream. Sony Music calcula12 que un artista típico necesitaría más de 13.000 streams para ganar £1 de QQ, una empresa conjunta en China entre Spotify y TenCent, es decir, 2,4 veces menos que YouTube.

Entonces, si ese es el tamaño del mercado, ¿quién se lleva qué parte?

Si cualquier artista o compositor, ya sea aspirante, establecido o desaparecido, quiere entender los futuros ingresos que podría obtener del streaming, necesita plantearse dos preguntas que van más allá del simple "cómo de grande es el mercado". En primer lugar, ¿cómo elegir la música que va a transmitirse? (¿qué nos hará elegir su música en lugar de la de los demás?) A continuación, cómo reparten las plataformas sus pagos: ¿cómo se decide cuál será su parte del pastel de las suscripciones y la publicidad?

En el artículo de la semana que viene analizaremos estas cuestiones...


Fuentes:

1. Statista.com, ingresos mundiales de la industria musical, 8 de enero de 2021
https://www.statista.com/statistics/272305/global-revenue-of-the-music-industry/

2. Tweet de Tasmin Little OBE (@tasminlittle), 18 de mayo de 2020
https://twitter.com/tasminlittle/status/1262323181228036097

3. Recording Industry Association of America, U.S. Sales Database, consultado el 1 de marzo de 2021
https://www.riaa.com/u-s-sales-database/

4. Cifra de la Suite para violonchelo nº 1 de Bach, BWV1007 en Idagio.com, 26 de febrero de 2021. 1, BWV1007 en Idagio.com, 26 de febrero de 2021. Excluye las transcripciones para otros instrumentos y las grabaciones no disponibles en Idagio.
https://app.idagio.com/works/1151578

5. Daniel Ek, discurso de apertura de Spotify #StreamOn, 22 de febrero de 2021
https://storage.googleapis.com/pr-newsroom-wp/1/2021/02/Daniel-Ek-Opening-Remarks-Stream-On-2.22.21-2.pdf

6. Tim Ingham, Over 60,000 tracks are now uploaded to Spotify every day. That’s nearly one per second, Music Business Worldwide, 24 de febrero de 2021
https://www.musicbusinessworldwide.com/over-60000-tracks-are-now-uploaded-to-spotify-daily-thats-nearly-one-per-second/

7. En la declaración de Spotify, no queda claro si varios miembros de una banda cuentan como "un solo artista". Si es así, las cifras son considerablemente peores.

8. The Trichordist, 2019-2020 Streaming Price Bible, 5 de marzo de 2020
https://thetrichordist.com/2020/03/05//2019-2020-streaming-price-bible-youtube-is-still-the-1-problem-to-solve

9. Ayuda de YouTube, "How Content ID works", descargado el 19 de febrero de 2021
https://support.google.com/youtube/answer/2797370?hl=en-GB

10. DCMS Committee on Economics of music streaming, Oral evidence, 10 de febrero de 2021
https://committees.parliament.uk/oralevidence/1689/pdf/

11. Alphabet Inc, formulario 10-K para el año fiscal terminado el 31 de diciembre de 2020 (muestra el total de ingresos publicitarios de YouTube para 2019 como 15.149 millones de dólares.)
https://abc.xyz/investor/static/pdf/20210203_alphabet_10K.pdf?cache=b44182d

12. DCMS Committee on Economics of music streaming, Written evidence from Sony Music
https://committees.parliament.uk/writtenevidence/23082/pdf/

[** Actualización del 6 de marzo de 2021: La estimación original del 10% se ha revisado al 13% a la luz de nuevos datos].