El Festival BRQ de Vantaa es íntimo, tiene lugar en pequeñas salas en las que se encuentra uno muy cerca de los músicos y ofrece una extraordinaria variedad. Durante una semana a comienzos de agosto, la edición de 2017 del festival le llevará de viaje en el espacio y en el tiempo alrededor la Europa medieval y renancentista. Es muy diferente de otros festivales que cubrimos –aquellos con grandes conjuntos interpretando las obras de los compositores más famosos.

El punto más remoto en la línea temporal es el s. XII y un concierto con música del compositor más antiguo de cualquiera de las programaciones de Bachtrack: Hildegard von Bingen. Los especialistas en el medievo Uli Kontu-Korhonen y Anneliina han reunido no solo voces soberbias, sino que nada menos que nueve de los instrumentos detallados en los escritos de Hildegard, lo que convierte a este concierto en una fascinante experiencia, interesante tanto para los devotos de la música folk, como para los fans de la clásica.

Avanzamos cuatro siglos y crucamos el Canal hacia Inglaterra, el Ensemble Plus Ultra interpreta la música de William Byrd y Thomas Tallis. “La música antigua es sobre todo música vocal, tanto en cantidad como calidad”, comenta Luolajan-Mikkola, director artístico del BRQ. En su opinión, la voz se ha visto poco representada en ediciones anteriores y su objetivo es enmendarlo este año: el festival ofrecerá música vocal en inglés, francés, alemán e italiano.

La ciudad de Vantaa yace en el arco semicircular que se extiende al norte de Helsinki. El centro de Vantaa es más antiguo que la propia Helsinki, y la iglesia de St. Lawrence, una de las dos sedes principales del festival, data de 1450 y es, además, un espacio ideal para la música antigua vocal y para la música coral. En contraste, la cercana Capilla de St. Lawrence es moderna, estilizada y espaciosa, de fuerte verticalidad y uso de luz natural tan característico de la arquitectura finesa moderna. Es también acústicamente ideal para la serie del BRQ “Magical Keyboards”; tal y como Luolajan-Mikkola afirma, “incluso el clave, que suele ser problemático, suena fantásticamente bien ahí, así como los laúdes y los instrumentos de púa”. Este año, la serie ofrece dos conciertos a “cuatro manos”: el festival abre con la música de Bernhard y Müthel, ambos alumnos de Bach, interpretada en el clave, mientras que la música clásica para tecla está representada por Mozart y Dussek en el fortepiano.

El énfasis en la variedad y el descubrimiento se extiende a los conciertos instrumentales. Los estudiantes de guitarra probablemente hayan aprendido las transcripciones del compositor español del s. XVI Luis de Milán: en BRQ, podrá escucharla en el instrumento para el que se compusieron originalmente, y en lo que Luolajan-Mikkola cree que será el primer recital de vihuela de Finlandia. El chileno José Antonio Escobar es un inusual guitarrista que se encuentra cómodo tanto con la música antigua como con el repertorio moderno. El festival también ofrece un recital de tiorba, además de variada música instrumental.

En 2017 Finlandia celebra el centenario de la declaración de independencia de Rusia. Además, el 31 de octubre señala 500 años desde que Martín Lutero colgara sus 95 tesis de la puerta de la iglesia de Todos los Santos en Wittenberg. Esto hace de 2017 un año doblemente importante porque Finlandia es un país abrumadoramente luterano, con un 70% de la población perteneciente a la Iglesia luterana. BRQ se adelantará al acontecimiento ofreciendo un festín musical en honor a Lutero. Si las palabras “luterano” y “festín extravagante” no le parece que puedan estar en la misma frase, Luolajan-Mikkola le desengañará rápidamente: los aspectos puritanos de la Iglesia luterana llegaron mucho más tarde, nos explica, y añade que Lutero era un gran amante de la comida y la cerveza. También le apasionaba la música: se le atribuye (aunque quizás falsamente) esta frase, “no hay nada que el demonio odie más que la música, y la mejor manera de expulsarlo es cantar un himno”.

Tras el concierto de Lutero tendrá lugar uno de los eventos más enigmáticos del festival. El intérprete de flauta dulce, Petri Arvo, ganó el premio del público en el concurso EAR-ly 2016 para jóvenes intérpretes de música antigua, gracias al cual se le recompensará con la oportunidad de tocar en el festival de este año. A Luolajan-Mikkola le gusta dar a los jóvenes intérpretes la libertad de ofrecer algo especial, así que le pidió a Arvo “crear un programa que me sorprenda”. Claramente, se lo tomó al pie de la letra y propuso un programa de compositores como Pierre Attaingnant y Hernando de Cabezón que no son exactamente nombres habituales, ni siquiera para la comunidad de la música antigua. Hasta el momento, el título del concierto –“El esclavo mudo de la expressión”– no se ha explicado, así que habrá que asistir para descubrirlo.

El tamaño reducido de las salas y los espacios abiertos del BRQ de Vantaa hacen de este festival una buena opción para asistir con niños, tanto como la duración de los conciertos, la variedad, y las posibilidades de aprender sobre los singulares y maravillosos instrumentos antiguos. Los niños también pueden disfrutar el cierre del Festival, llamado “Día medieval”. Los eventos empiezan a las 11:00, habrá un “Concierto picinic” al aire libre a las 14:00, seguido de un Escenario Abierto para los Entusiastas de la Música Antigua, que funcionará por estricto orden de llegada. En años anteriores, ha atraído a numerosos aficionados y niños y se ha conseguido hacer música de una sorprendente buena calidad. El día (y el festival) cierra con una entrega de algo más conocido, en la Iglesia de St. Lawrence se presenta un programa de Bach y Vivaldi que satisfará a cualquiera que necesite un respiro de las desafiantes experiencias nuevas.

Aparte de la música, si le interesa la ciencia o tiene niños consigo, Heureka es de visita obligada: es un museo de ciencia y tecnología en el que absolutamente todo lo que está expuesto se puede tocar: lanzar una pelota de tenis para explicar la neumática, trepar sobre un arco de dovelas, lanzar bolas a un alimento projectado que recorre el aparato digestivo (y aprender sobre las enzimas), comprobar la velocidad de tu patada (Cristiano Ronaldo hizo 120 km/h), girar sobre sí mismo en una doble pirueta para comprender el momento cinético, o cualquiera de los cientos de ejercicios. Entre las actividades que son solo de observación, está su famosa rata de baloncesto con la que se muestran métodos de adiestramiento de animales y el planetario.

Geográficamente, Vantaa es una fina línea que separa Helsinki de los bosques que hay alrededor, con el principal aeropuerto de Helsinki en el medio. Si coge un mapa de Helsinki, dibuja una raya ancha por encima de la ciudad y la divide en tres, Vantaa está en la parte central. La falta de un único centro (aparte del aeropuerto y los grandes centros comerciales adyacentes) significa que si busca un hotel urbano, deberá alojarse en el casco antiguo de Helsinki y trasladarse en transporte público a los conciertos –los trenes son frecuentes, muy eficientes y solo se tarda 20 minutos. La mayoría de los hoteles en Vantaa sirven al aeropuerto y son de calidad media, a excepción, quizá, del Hilton, y por supuesto del Clarion, un hotel de lujo que abrió en 2016. Si, en cualquier caso, le gusta el alojamiento tipo los de campo ingleses, hay un encantador equivalente finés en el distinguido y lujoso Hämeenkylän Manor, que cuenta con unos jardines magníficos, sauna (por supuesto) y piscina. Está muy alejado de cualquier medio de transporte público, así que necesitará coche, pero ofrece una auténtica escapada al campo en un bellísimo entorno, con bicicletas que los huéspedes pueden utilizar para explorar los alrededores.

En cualquier caso, si se encuentra con un día soleado, querrá experimentar el saltar a nadar al lago tras la sauna: fuimos a la versión pública en Kuusijärvi, pero hay multitud de opciones. Por imposible que pueda parecer, saltar a un lago de agua fría justo después de diez minutos de elevado calor es milagrosamente refrescante, y el relajarse al sol a continuación, delicioso. Las saunas no son mixtas y no se usa traje de baño, pero el lago es para todo el mundo y ahí sí se usa. Un consejo para los incautos: en Kuusijärvi hay dos saunas, una a una temperatura standard para la gente normal y los extranjeros, y otra a una temperatura elevadísima para los auténticos incondicionales. Yo entré por error en la segunda de ellas y le recomendaría que la evite a toda costa. Y otra advertencia: el tiempo en Finlandia es muy variable, así que sea flexible: tras una lluvia torrencial por la mañana puede haber una gloriosa tarde soleada (y seguramente, aunque no lo vivimos, viceversa).

Cuando se haya quedado sin nada que hacer, el centro de Helsinki ofrece las delicias de una capital. Merece especialmente la pena ver la arquitectuta nórdica: al igual que el teatro de ópera y el fabuloso Centro Musical de Helsinki, no puede perderse la Capilla Kamppi (también conocida como “Capilla del silencio”) es un espectacular ejemplo de arquitectura minimalista y un espacio único para la meditación, la reflexión y dejar atrás el ajetreo de la vida en la ciudad.

Finalmente, para los niños (de todas las edades), hay un secreto finés muy bien guardado: el chocolate Fazer. Podemos dar fe de que el del 70% es intensamente delicioso, pero hay otras muchas opciones para probar cuando visita la Experiencia Chocolate Fazer en Vantaa. Puede utilizar gafas de realidad virtual para visitar sus fábricas, ver un auténtico jardín tropical (con sus árboles de cacao, plantas de vainilla y cañas de azúcar) u observar su conejo de pascua gigante, hecho con 9330 huevos Mignon (de los que venden, por lo visto, alrededor de un millón y medio cada año). O, por supuesto, ir solo para degustar el chocolate…

El viaje de David a la edición de 2016 del festival y este artículo están promocionados por el Festival BRQ de Vantaa.